Diferencias entre kéfir de leche y de agua

Kéfir de agua (arriba) y de leche (abajo)

Es una pregunta muy frecuente, ya que son dos bebidas que tienen el mismo nombre. Pero en este artículo vas a poder entender cuáles son las diferencias entre kéfir de agua y de leche.

Se llaman igual

Primero debemos aclarar brevemente qué es el kéfir de agua y de leche. Ambos son bebidas fermentadas que se logran a partir de sumergir durante un tiempo determinado unos nódulos en el líquido (sea agua o leche). Estos nódulos son estructuras que albergan una serie de microorganismos, que serán quienes se encarguen de realizar la fermentación.

Aclarado esto empecemos por el nombre. Ambos se llaman kéfir pero también se los conoce de maneras diferentes en varios lugares. Por ejemplo al kéfir de leche en Uruguay se lo llama ‘yoka’, en Argentina se lo conoce como ‘yogur búlgaro’ y en Chile como ‘yogur de pajaritos’. Mientras que a los nódulos del kéfir de agua generalmente se los conocen como ‘tibicos’.

En la mayoría de los países, cuando hablamos de kéfir se sobreentiende que nos estamos refiriendo al kéfir de leche. Tal es así que el reglamento MERCOSUR que regula cómo se identifican las diferentes leches fermentadas, le da al kéfir la denominación sin necesidad de agregar “de leche”. O sea, si vamos a identificar un alimento como kéfir es si o si kéfir de leche.

Se ven diferentes

Ya sabemos diferenciarlos por nombre (aunque se llamen igual), pero también debemos saber que tienen aspectos diferentes. En el caso del kéfir de agua los nódulos son bolitas pequeñas, levemente transparentes y separadas unas de otras. Se introducen en agua con azúcar (se puede fermentar luego con fruta o esencias) y se obtiene una bebida carbonatada, similar a un refresco. Los nódulos del kéfir de leche también son bolitas pero un poco más grandes y de color blanco. Se introducen en la leche y se obtiene una leche fermentada similar a un yogur. En la imagen de arriba se puede ver claramente como lucen uno y otro.

Son diferentes

Una diferencia muy importante es que, más allá de los nódulos que usemos, la bebida que se utiliza para su preparación (es decir leche o agua) son muy diferentes.
En ambos casos los microorganismos que tiene la preparación tienen el potencial de mejorar el estado de nuestra microbiota intestinal. Pero en el caso del kéfir de leche, además vamos a aprovechar las proteínas, vitaminas y minerales propias de la leche.
Entonces…

¿Cuál es mejor, el kéfir de agua o de leche?

Como vimos ninguno de los dos es mejor que el otro, de hecho es recomendable complementarlos, consumir también otras bebidas fermentadas e incorporar fibra a nuestra dieta para que nuestra microbiota tenga de que alimentarse.

¿Se puede hacer kéfir de leche con el de agua o viceversa?

No recomendamos esta práctica ya que cada uno de los nódulos está adaptado a su medio (agua o leche respectivamente) y si modificamos esto no tenemos certeza de que las bacterias y levaduras sobrevivan en este nuevo medio. Recordemos que tanto los nódulos de agua como de leche se viene desarrollando y adaptando hace miles de años.

Compartilo con alguien que le interese

Esta entrada tiene 2 comentarios